Súper “show” Bowl 47

El Súper Bowl es el evento deportivo por excelencia en los Estados Unidos. El domingo 3 de febrero, más de 150 millones de personas estarán pendientes de la transmisión que será emitida en 230 países. Esta vez, dos franquicias del Football Americano se medirán en el Superdome (New Orleans), donde cerca de 72.000 aficionados se paralizarán ante cada jugada y, sobre todo, vivirán un espectáculo que crece mundialmente. Ravens vs. 49ers, duelo de duras defensivas.

Imagen: AP para ESPN
La NFL es la Liga Nacional de Fútbol Americano, se fundó en 1970 y está integrada por 32 franquicias. Para acceder al “Súper Tazón”, los equipos se dividen en dos conferencias: la Americana y la Nacional, que en la temporada regular integran cuatro grupos de cuatro equipos. Tras el proceso de clasificación (17 semanas), doce participantes tienen la posibilidad de obtener el campeonato de conferencia para –finalmente- ir en búsqueda del máximo trofeo,  denominado Vince Lombardi, en honor a un gran entrenador en jefe de Green Bay Packers en los ’60 y uno de los creadores de la táctica de este deporte.

El Fútbol Americano nació en el siglo XIX, desprendiéndose del fútbol y del rugby, pese a que como deporte de contacto tiene similitudes con el juego de “la pelota ovalada”, sobre todo por la idea de llevar el balón hasta los límites del campo rival. No obstante, son once los componentes de un equipo en cancha, aunque no disputa sus partidos con los mismos integrantes ya que al ser un juego extremadamente táctico-estratégico, los conjuntos están divididos en tres formaciones específicas: ataque, defensa y equipos especiales.

El objetivo primordial es anotar en la end zone o ingoal contraria. Para ello, quien ataque, deberá llevar el balón ovoide hasta traspasar la línea final, avanzando en series de diez yardas –al menos- en cuatro intentos. Asimismo, en cada extremo del campo –que mide 100 yardas- están ubicados dos arcos parecidos a los del rugby, donde un equipo podrá sumar un punto extra luego del touchdown, que vale seis puntos, o embocar le pelota entre los tres palos para anotar tres unidades. En 2003, el argentino Martín Gramatica se destacó como pateador de Tampa Bay Buccaneers al conseguir el Súper Tazón 37, ante Oakland Raiders. Inédito.

Aunque parezca simple, el Fútbol Americano es sumamente complejo. Las franquicias reclutan jugadores de las Universidades de todo el país, donde los estudiantes se foguean como potenciales profesionales, aprendiendo las claves de este deporte, sobre todo, el aprendizaje de todas las tácticas compiladas en un libro interminable de jugadas específicas. Es por ello que cada ofensiva debe contar con un buen mariscal de campo o quarterback, quien recibe en su casco –por un sistema de comunicación directa inalámbrica- las órdenes de su entrenador en jefe. Por lo tanto, el grupo depende notablemente de sus capacidades y habilidades para el desarrollo de un ataque exitoso, mayormente, mediante pases aéreos.

El Súper Bowl XLVII tendrá como protagonistas a dos franquicias que han ganado el trofeo Vince Lombardi. Por un lado, San Francisco 49ers, campeón en 5 ocasiones y ausente en el Súper Bowl desde 1995. En la vereda opuesta, Baltimore Ravens, ganador por única vez en 2001, aparece como una de las defensivas más poderosas de las décadas recientes. Ambos equipos cuentan con entrenadores en jefe hermanos, algo inédito en la NFL. Jim Harbaugh arribó a San Francisco la temporada anterior y culminó con la etapa de fracasos, al llevar a 49ers a las finales de conferencia. Esta temporada, luchará ante su hermano en el partido más esperado. John Harbaugh acumula 5 campañas en Baltimore y logró mantener el perfil táctico e histórico del equipo, siendo un conjunto sólido y muy difícil de sobrepasar.

Ravens y “Niners” cuenta con mariscales de campo de poca trayectoria. Joe Flacco (Ravens) es el más experimentado y su trabajo ha ido en aumento. El mariscal (quarterback) es el líder de la ofensiva y debe optar por pasar el balón o jugarlo al corredor para que la transporte por tierra. El perfil de Baltimore fue variando en la reciente temporada, aunque cuenta con jugadores históricos al borde del retiro, y Flacco ha sido más “pasador” que en sus inicios. Además, este año acertó notablemente sus lanzamientos y esto le dio un poderío aun mayor a una franquicia acostumbrada solo a correr con el balón.  En tanto, Colin Kaepernick es un novato en 49ers y reemplazó al titular Alex Smith. Kaepernick le aportó explosión al ataque de San Francisco y este equipo creció notoriamente y dejó de ser conservador para transformarse en un rival más atrevido.

Como en cada edición, el Súper Bowl tendrá su “show del entre tiempo”, esta vez, con la participación de Beyoncé, como principal invitada, y con la presencia de Alicia Keys, quien interpretará el himno nacional americano en el Superdome. New Orleans será la sede de su primera final tras el devastador huracán Katrina, aunque este año totalizará 10 finales en esta ciudad, igualando a Miami.

El domingo 3 de febrero los cascos chocarán efusivamente para definir un nuevo título de Fútbol Americano y los auspiciantes televisivos pagarán más de 4 millones de dólares por 30 segundos de publicidad. Un show único… De Estados Unidos al Mundo.