Guía para ver fútbol americano y entender el juego

Lentamente, el football está ocupando espacios en los medios de Argentina. La punta de lanza son shows del entretiempo y la participación de figuras de la música en los Súper Bowls. A partir de ello, la curiosidad atrapó a algunos interesados que intentan comprender de qué se trata esta disciplina que no es rugby ni fútbol. Aquí un breve manual con lo más importante que tenés que saber para entender el juego…

Imagen: forbes.com (AP)
Imagen: forbes.com (AP)
Muchos consideran al football como un deporte de contacto. Si bien es cierto, hay características más atractivas para detallar. Esta disciplina es un “ajedrez humano”, como el que practicaban los reyes en la edad media con actores reales en un campo abierto. En lugar de 16 piezas, hay dos equipos de 11 jugadores que se disputan el terreno, donde cada uno deberá transitar yardas para anotar puntos, trasladando o pateando un balón ovalado.

El Super Bowl (o Super Tazón) es la final del campeonato mundial de fútbol americano, con dos equipos disputando el trofeo Vince Lombardi que corona al mejor de los 32 participantes de la temporada. A esta instancia llegan los campeones de la NFL (National Football League), que está dividida en dos conferencias, la Americana y la Nacional.

De a poco, el deporte número uno de Estados Unidos fue captando seguidores fuera de sus fronteras, pero en varias ciudades aún no resulta atractivo. Una de las causas principales es el desconocimiento que se tiene del juego en sí, producto de la complejidad de sus reglas. Sin embargo, memorizando lo básico y con un poco de atención, se puede mirar un partido con entendimiento…

El objetivo principal es llevar o atrapar el balón hasta la zona de anotación contraria, lo que se convierte en un “touchdown”, equivalente a 6 puntos. Hay más formas de anotar y son:
-cuando se patea el balón ovalado dentro de los postes del arco rival durante una jugada se suman 3 puntos (field goal o gol de campo),
-luego de un touchdown convertido está la chance de agregar 1 o 2 puntos adicionales, otorgándose un “punto extra” cuando se patea al arco (similar al field goal),
-o dos “puntos extra” si en lugar de patear se intenta avanzar nuevamente hacia la zona de anotación,
-por último, cuando un jugador es derrumbado con el balón en mano y dentro de su propia zona de anotación, se adicionan 2 puntos (safety) al otro participante (parecido al gol en contra).

Una vez comprendido esto, pasamos al desarrollo. ¿Cómo se cumple el objetivo? Un partido es disputado por dos rivales: uno tiene la misión de atacar y el otro debe defenderse. En el terreno de juego rectangular de 120 yardas de largo x 53.3 de ancho se despliegan los 11 jugadores de cada conjunto. El inicio se da con una patada (kickoff) del equipo defensor desde su yarda 35, para que el atacante atrape el balón y de comienzo a su serie ofensiva (esto mismo se hará ante cada conversión de puntos). Así, el equipo agresor tendrá 4 intentos para avanzar mínimo 10 yardas (downs). Este concepto es fundamental porque es la base para entender el deporte. Las series ofensivas se renuevan en la medida que se van cumpliendo, hasta tener la chance de anotar puntos. Es decir, se obtienen 4 oportunidades más para seguir avanzando. Caso contrario, la posesión del balón cambia y el defensivo atacará en la próxima jugada.

Si el atacante no logra avanzar las 10 yardas mínimas en los primeros 3 intentos, en el cuarto tiene tres opciones:
1) entregar el balón al rival con una patada de despeje,
2) patear al arco (3 puntos) si está relativamente cerca o,
3) si le queda una yarda o menos para cumplir el objetivo, jugársela e intentar el avance hasta lograr las 10 yardas necesarias. Esto es riesgoso porque, de no lograrlo, el equipo que defiende pasará a ser el atacante desde el lugar donde quedó el balón por última vez.

Por su parte, el equipo que defiende deberá evitar tanto el avance como las posibles anotaciones del contrincante, pero podrá interceptar la pelota y así volver a atacar. La pugna por el terreno termina siendo milimétrica, ya que no siempre se llega al “primero y diez”, término que significa haber logrado el avance para las 10 yardas.

Las jugadas comienzan en la “línea de golpeo”, donde se forman los dos equipos enfrentados, con tácticas ensayadas y estudiadas. El balón se coloca en el campo y el jugador denominado “centro” es quien inicia el saque, bajo las órdenes del líder ofensivo, llamado quarterback o mariscal de campo. Las formaciones de saque varían según la jugada a realizar (de igual modo para la defensiva).

Una vez que el mariscal tiene el balón en su poder, hay dos formas básicas de atacar: lanzando o corriendo. Si el líder decide correr, entonces habrá un especialista que trasladará la pelota buscando rutas visibles de avance “por tierra”. En cambio, si el mariscal prefiere arrojar un pase, deberá encontrar a sus “receptores” para que cumplan con la misión de atrapar el lanzamiento “aéreo”.

Hay jugadas de engaño y es común observar quarterbacks que corran con el balón. En menor medida, es posible que un receptor o un corredor lance el ovoide en lugar del mariscal. Los pases siempre deben llevarse a cabo detrás de la línea de golpeo (donde se inició la jugada). En tanto, los pases laterales o hacia atrás no tienen condicionamiento, como en el rugby. Un pase es completo cuando el balón es atrapado por un receptor, dentro del campo de juego y con los dos pies (o rodillas) apoyados sobre la tierra. Si la pelota toca el suelo o es lanzada afuera del terreno se considera un pase incompleto.
Imagen: wikipedia
Imagen: wikipedia
Al tratarse de un deporte de contacto y con yardas en juego, la “cancha” se transforma en un campo de batalla. La defensiva tiene herramientas para evitar que la bombardeen o que la invadan. Derribar o taclear es una opción, pero un jugador puede interceptar el balón lanzado, lo que automáticamente determina el cambio de roles de los equipos. Incluso puede avanzar con el premio en sus manos hasta anotar un touchdown. Cuando un defensor atrapa al mariscal, se dice que fue “capturado”. En todos los casos, un balón puede “soltarse” de un ofensivo y la posesión será de quien lo agarre primero.

Los equipos: En todos los casos, están compuestos por 11 jugadores en el campo (en la Liga Argentina se juega con 9 hombres), ya sean de la ofensiva, la defensiva o los equipos especiales (los que realizan las jugadas de patadas). Además, hay varios suplentes y los cambios son ilimitados. Las sustituciones se hacen entre las jugadas y no mientras esté en juego la pelota. Un plantel debe estar compuesto por 53 profesionales y, debido a lo estratégico de la disciplina, cada hombre es “especialista” en determinada función. Todos deben estudiar las jugadas durante años, por ello, es fundamental ser inteligente para practicar este deporte.

-La ofensiva es liderada por un mariscal de campo (QB) que recibe órdenes de su entrenador gracias a un intercomunicador colocado en su casco. Éste ejecuta las jugadas preparadas o dirigidas, que se estudian desde los colegios, en libros voluminosos. El quarterback es protegido por sus colegas de la línea ofensiva (OL, tacles, guardias y centro), quienes chocarán contra los defensivos que pretenderán capturarlo. El corredor (RB, runningback) será quien avance con el ovoide en sus manos; el corredor de poder (FB, fullback) perfora defensas en tramos cortos, acompaña al RB en su carrera, atrapa la pelota o ayuda a bloquear; los receptores (WR, wide recivers) se encargarán de atrapar los pases y el “ala cerrada” (TE, tight end) puede cumplir todas las funciones de la ofensiva.

-La defensiva se divide en tres zonas básicas: los frontales o linieros defensivos (DT y DE) quienes empujarán a la línea ofensiva rival, buscarán capturar al mariscal o detendrán a los corredores; en la segunda línea aparecen los linebackers (LB) que pueden adelantarse para apoyar a los linieros o buscar cubrir el campo ante los pases del quarterback, cumpliendo una doble funcionalidad; y por último están los profundos (SS o FS) o safety, que están capacitados para impedir o interceptar los pases más largos.

-Los equipos especiales ingresan ante cada jugada de patada, ya sea en el inicio de cada mitad o luego de una anotación, o cuando se decide lanzar hacia el arco. Aquí se especializan los pateadores y los encargados de devolver las patadas (returners), que usualmente son receptores de la ofensiva. El kicker (K) realiza los goles de campo y las salidas, mientras que el punter (P) se encarga  de los despejes.

El tiempo neto de juego es una hora y los partidos se dividen en dos mitades. Asimismo, las mitades se subdividen, conformándose cuatro cuartos de 15 minutos. Tras el 1er. y 2do. período o cuarto, se llega al entretiempo, donde los equipos disfrutan de un descanso en los vestuarios. Si el pleito culmina igualado en puntos, habrá un tiempo extra.

La Liga Americana: las 32 franquicias están divididas en dos conferencias, Americana y Nacional, compuestas por cuatro grupos o divisiones cada una: norte, sur, este y oeste. Las 8 divisiones están integradas por cuatro equipos cada una, que se enfrentan con sus rivales divisionales y con otros conjuntos de la NFL. Las tablas de posiciones marcan el termómetro y se establecen los récords en base a partidos ganados y perdidos. De este modo, al final del año, los 12 mejores de la temporada regular (tras 17 fechas o semanas) avanzarán a la postemporada de enero/febrero. Los equipos se eliminarán hasta llegar a los dos campeones de conferencia, que chocarán en el Súper Bowl.

La Liga Argentina: la componen 6 equipos (Corsarios, Legionarios, Tiburones, Osos Polares, Jabalíes y Cruzados) que disputan 10 partidos en la temporada regular, integrando un mismo grupo que clasifica a los cuatro mejores a los playoff, para culminar con el Tazón Austral.

Con estas herramientas y explicaciones básicas, podrás ver cualquier partido de la temporada o el Super Bowl con mayores posibilidades de comprenderlo y no solo observar el show del medio tiempo…