Lo que dejó la primera semana de la NFL

-El jueves dio comienzo la NFL, con el triunfo del campeón ante Packers. El equipo de Seattle desplegó su juego terrestre con Marshawn Lynch y, además, mantuvo su fortaleza defensiva para que el ataque de Aaron Rodgers no prosperara. Justamente, el mariscal de campo de Green Bay evitó lanzar hacia el sector del temible Sherman, lo que generó limitaciones en el ataque aéreo. La victoria fue merecida, esperada y Seahawks tuvo más autoridad que contundencia.

-Uno de los más atractivos del domingo fue el duelo divisional entre Falcons y Saints, que culminó con un gol de campo de Atlanta en tiempo extra. Los quarterbacks lanzaron constantemente, pero Matt Ryan fue magnífico, sumando 448 yardas (31 de 43 pases) y 3 touchdowns. En principio, Falcons no extrañó a Tony González y si su ausencia es olvidada, estaremos ante el ganador de la división, a pesar del favoritismo de New Orleans.

-En St. Louis, el retorno de Adrian Peterson a las canchas alimentó el espíritu alicaído de Minnesota y junto a Cordarrelle Patterson sumaron 177 yardas. Durante la semana, Rams perdió a Bradford por una lesión y la campaña augura números desastrosos. La paliza de Vikings incluyó pases de touchdowns de Cassel hacia los receptores y un regreso de intercepción anotador.

-Browns y Steelers estuvieron a segundos de jugar el tiempo extra, pero el gol de campo de Suisham decretó el resultado. El trámite cambiante disparó todos los estados de ánimo posibles que se perciben en un partido. Pittsburgh fue dominante en la primera mitad, mientras que Browns despertó en el tercer cuarto. Con un Roethlisberger inspirado, Antonio Brown se lució, a pesar de un patadón, y promete una campaña brillante; mientras que Le’Veon Bell ha emulado a Jerome Bettis. En tanto, Cleveland (que es manejado por ex miembros de Steelers y Eagles), reaccionó con el juego terrestre de West, Tate y Crowell y algunas acciones interesantes del novato Brian Hoyer. Esto desesperó a la floja defensa terrestre de Steelers que permitió 24 puntos en la misma cantidad de minutos de juego.

-Más allá del resultado lógico, Jaguars apretó a Philadelphia durante los primeros cuartos, cuando se imponía por 17-0. Cuando Eagles se despertó, la contundencia de la venganza fue devastadora y anotó 34 unidades consecutivas. Nick Foles es un mariscal con altibajos: cuando juega mal el equipo pierde, pero cuando está encendido, arrasan. El domingo pasaron ambas cosas porque primer sufrió pérdidas e intercepciones y luego levantó la ofensiva. En Jaguars, los cambios en la dirección de la defensiva verán sus frutos más adelante, cuando se ajusten los engranajes ideados por Gus Bradley (ex jefe en Seattle).

-El triunfo de Jets fue producto de un buen trabajo defensivo y de la gran corrida de Chris Ivory, quien corrió 71 yardas y no pudo ser derribado por los 'malosos' de Oakland. Mucho se esperaba de McFadden y la flamante incorporación Maurice Jones-Drew, pero entre ambos sumaron apenas 26 yardas en 13 acarreos. A Jets aún falta adjuntarle el juego terrestre de Chris Johnson y el aéreo con Eric Decker, pero los nombres asustan. La defensiva, en principio, perdió a Cromartie y creen que solo se perdió una pieza. Geno Smith arriesga demasiado y por ahora es titular.

-Este 2014 será un misterio para New England porque ya han comenzado a cuestionar a Brady. Por otra parte, Miami apuesta a los cambios en su línea frontal y al poderoso Moreno (ex Denver) para el juego terrestre. Habría que dividir el partido en dos: la primera etapa favorable a la visita y, tras el entretiempo, cuando Dolphins se adueñó del juego gracias a su defensa. La impresión es que Miami quiere reescribir su historia con esta plantilla reforzada. A su vez, Patriots debe comprender que Brady necesita más protección que nunca si desean progresar en la postemporada.

-Creo que la AFC Norte tendrá a Bengals por delante de Steelers y Ravens. La madurez que alcanzó el equipo de Dalton fue progresiva y la postemporada sería una meta fácil para ellos. Ravens ha perdido mucho desde el campeonato 2012, sobre todo jugadores clave, y Flacco luce cada vez más solitario. Los primeros tramos del partido carecieron de profundidad para Baltimore y Cincinatti. Se adueñó de las acciones, dejando en blanco el marcador para el local.

-La sorpresa de la tarde ocurrió en Chicago, donde Búffalo derrumbó las aspiraciones de Bears y ganó el pleito en tiempo extra. A pesar del buen partido de Jay Cutler, la defensiva de Bills generó algunas pérdidas de balón e intercepciones que complicaron el ataque del local. Chicago no tuvo presencia terrestre y la defensa estuvo poco aceitada. E.J. Manuel, con altibajos, dio un pase de touchdown, aunque Dan Carpenter marcó 3 goles de campo.

-Parece que el mundo está contra Alex Smith y el propio quarterback no hace algo para torcer la historia. Este mariscal de Kansas City también sufre críticas constantes y sus errores acentúan aún más las falencias ofensivas del equipo. Sin embargo, es el primer juego oficial del año y, para colmo, su oponente, Jake Locker, tuvo una jornada aprobada. El líder ofensivo de Titans lanzó para 2 touchdowns, mientras que Smith sufrió 3 intercepciones. Esta diferencia fue notoria, aunque Chiefs se vio disminuido por la pérdida de jugadores clave por las lesiones. Además, Ryan Succop cumplió con la “ley del ex”, al anotar cuatro goles de campo ante su ex equipo.

-La llegada de otro quarterback a Texans era necesaria, sobre todo tras la ida de Gary Kubiak, el único que sostenía a Matt Schaub. Ryan Fitzpatrick es un buen líder, aunque en la agonía de Búffalo sufría demasiado. Delante estuvo Washington y sus problemas, con un RGIII inexacto y una defensiva dubitativa.

-A Carolina le costó demasiado el juego ante Tampa Bay, pero cuando regrese Cam Newton todo será diferente. Lo bueno de haber ganado sin su mariscal titular marca que el plantel puede responder ante otra ausencia. La valía de Buccaneers no se compara con los equipos competitivos, pero en un debut de temporada es más que destacable.

-San Francisco está en el punto ideal para repetir o, inclusive, superar lo hecho en 2013. Es un conjunto completo, que alcanzó sus mejores años con Jim Harbaugh desde el Súper Bowl 1994. Kaepernick, Gore y Boldin son los pilares de la estructura ofensiva. Su defensa está sintiendo las ausencias de los jugadores titulares, pero le alcanzó su performance para detener a Tony Romo, con 3 intercepciones, quien podría jugar sus últimos partidos como mariscal de Dallas. El retorno de balón del comienzo fue el camino a recorrer por 49ers para llevarse por delante a los Cowboys.

-En otro duelo interesante, Colts y Broncos repartieron momentos, siendo Denver el primero en golpear e Indianápolis el que reaccionara más tarde. La primera etapa fue netamente de Peyton Manning, mientras que Andrew Luck apareció con su ofensiva en los últimos cuartos. El espectáculo se inclinó por la dupla Thomas-Manning, una de las más efectivas de la NFL, ya que se combinaron para 3 anotaciones.

-El domingo, San Diego dejó escapar el triunfo y Arizona dio vuelta un partido complejo, que había comenzado con bostezos, imprecisiones y pocas anotaciones en la primera mitad. Por suerte, luego del intervalo, el encuentro mejoró con las apariciones de los mariscales de campo, que tuvieron actuaciones disímiles: Rivers con aciertos y errores, mientras que Palmer fue discreto, aunque más seguro. En la segunda mitad, el juego estaba controlado por San Diego y Arizona no encontraba la salida. Sin embargo, la defensiva fue la que levantó el espíritu de lucha de Cardinals para una remontada exitosa. Luego de una intercepción clave a Rivers y de un bloqueo memorable del novato apoyador Jerry Attaochu, los locales se envalentonaron y reaccionaron a tiempo para dar vuelta la historia.

-La pretemporada de Giants fue brillante en resultados, pero su debut opaco. Se topó ante un equipo en crecimiento como Lions y que, de mantener su estructura, está en condiciones de pelear las finales de conferencia. Matt Stafford y Calvin Johnson es una dupla explosiva y este año podría elevar sus estadísticas de anotaciones. El juego aéreo en la primera mitad y el terrestre en la segunda fueron imparables ante una defensiva permisiva. Los neoyorquinos deberán confiar nuevamente en Eli Manning, pero antes necesitan asegurar sus trincheras, en una campaña que será complicada.