El record de “Big Ben”, el juego de Redskins y la perfección de Broncos

Se disputaron ocho semanas de la NFL, es decir, la mitad del calendario de la temporada regular. Cada vez surgen más incógnitas en relación a los posibles líderes divisionales y, asimismo, la pelea por ingresar a los playoff es encarnizada. La derrota de Cowboys a manos de Redskins rompió todos los pronósticos, mientras que otros equipos resurgieron de las cenizas, como Steelers y Saints. El resto de los partidos tuvieron pronósticos previsibles, a pesar de algunas sorpresas. En definitiva, los números son estadísticas y los partidos se juegan dentro de las canchas con hombres muy reales, capaces de cambiar historias con sus aciertos y sus errores.

La octava fecha tuvo varios encuentros atractivos, como el duelo de la AFC Oeste entre Broncos, gran candidato a repetir su juego de Súper Bowl, yChargers, un buen equipo que peleará hasta el final. Peyton Manningestá jugando espléndidamente, cuenta con buenos bloqueadores, una mejorada defensiva y, hasta el momento, nada parece interrumpir el camino hacia una revancha. Con tres touchdowns a Emmanuel Sanders, Manning se impuso 35-21 ante un San Diego debilitado por las bajas de Flowers, Verrett y Freeney. La semana 9 será memorable porque Broncos jugará contra Patriots de Tom Brady. En tanto, Chiefs, el tercero en discordia del grupo, no tuvo problemas en superar a Rams 34-7 y sigue expectante gracias a su estrategia terrestre.

En la jornada dominical se destacó el resonante triunfo de Steelers 51-34 por los 6 touchdowns que  Ben Roethlisberger le aplicó a Indianápolis sin anestesia. Los pases de anotación y las 522 yardas lanzadas son recordpara la franquicia. La producción de Roethlisberger es la cuarta más alta de la NFL y el quarterback se convirtió en el primer jugador que superó las 500 yardas en dos ocasiones. Además, el mariscal cuenta con Antonio Brown, el receptor que Big Ben esperaba y que se consolida como uno de los mejores de la liga. Más allá de lo batallado que fue el tercer cuarto, Pittsburgh logró ganar de manera consecutiva por primera vez en el año y esto lo mantiene con vida en su difícil división.

Justamente, la AFC Norte tiene a Ravens y a Bengals como animadores, pero en el duelo del fin de semana Baltimore cayó 24-27 ante el sólido y aguerrido conjunto de Cincinnati. Andy Dalton enmendó dos entregas de balón con un par de series ofensivas y dio vuelta el resultado. No hubieron touchdowns por aire y Dalton fue más certero que Flacco.

Lions continúa depositando su fuerza en la defensiva para avanzar a postemporada, al menos hasta la recuperación de Calvin “Megatron” Johnson. Los de  Detroit tuvieron inconvenientes para ganarle a Atlanta 22-21; caía por una diferencia de 21 unidades, pero lo dio vuelta con un gol de campo de Prater y culminó imponiéndose por apenas un punto. Los resultados negativos de Packers, ante Saints 23-44, y de Bears, contra Patriots, elevan aún más las acciones del conjunto de Matt Stafford. Green Bay se topó con un equipo reanimado gracias a Ingram. Aaron Rodgers sufrió una lesión y dos intercepciones.

De este modo, New England se reinventó para mejorar el juego terrestre y también su defensiva. Un brillante Tom Brady lanzó cinco pases de anotación –tres a Gronkowski- y Patriots anotó en todas sus posesiones de la primera mitad. Así, sentenció a Chicago (51-23) rápidamente, despedazando las esperanzas de un equipo que acumula cuatro derrotas en cinco partidos. Para colmo, Cutler ya no es el líder por problemas de plantel; las lesiones no ayudaron y el climaes de lo peor en una plantilla que, en lo previo, era candidato a las finales por el poderío demostrado en las primeras jornadas.

Por otra parte, Bills puso en su lugar a Jets con facilidad 43-23 y se acomodó como una de las sorpresas de la NFL. Los de New York extrañan a Mark Sánchez ante los fracasos de Smith y Vick. Quien no se arrepintió de sus decisiones es Philadelphia, que con Nick Foles como mariscal de campo ha encontrado al líder que necesitaba para acompañar los acarreos de LeSean McCoy. Sin embargo, esta vez lanzó demasiado (¡62 pases!) y se topó conArizona, un durísimo rival que lo superó por solo 4 puntos (24-20).Carson Palmer conduce a Cardinals con bastante idoneidad y esta campaña ya es reveladora para la franquicia que manda en la NFC oeste, delante del campeón Seattle y de 49ers.

Finalmente, el lunes por la noche se produjo la caída estrepitosa e impensada de Dallas, ante su clásico rival. Washington dio el golpe mortal (20-17) con una defensiva muy cerrada y que golpeó en un par de ocasiones a Tony Romo. El quarterback de Cowboys se vio limitado y, para colmo, salió del campo por una lesión en su espalda. El juego culminó igualado y se disputó el tiempo extra, donde Redskins se lo llevó con un gol de campo.Colt McCoy, el tercer mariscal, realizó su primer inicio de NFL desde el 2011 –en Browns- y completó 25 de 30 pases. El consuelo de Dallas, que aún manda en la división por la derrota de Eagles, es que DeMarco Murray se transformó en el primer corredor de Cowboys en conseguir acumular 100 yardas en los primeros ocho partidos desde el legendario  Emmitt Smith.

Los otros resultados: Texans tumbó a Titans 30-16 y aguarda que Colts vuelva a caer; Vikings derrotó a Buccaneers 19-13; Dolphins ni se inmutó para ganarle al pobre Jaguars 27-13; a pesar de los rumores del vestuario Seahawks ganó el duelo defensivo de la fecha  ante Panthers por 13 a 9; y Browns superó a Raiders 23-13 como se esperaba.