La esencia del football americano

La sexta semana de la NFL tuvo partidos increíbles y resultados cambiantes. Eagles y Cowboys se perfilan para el campeonato con buenos mariscales y grandes corredores. Cardinals, Lions y Seahawks basan su poderío en la defensa. Chargers, Packers y Colts basan su presente en el juego aéreo. Broncos, Bears y Ravens resurgieron como equipos equilibrados. Jaguars, Raiders, Buccaneers, Jets, Titans y Vikings debe ir pensando en el draft 2015. El cierre de la 6° fecha lo brindaron 49ers y Rams, un duelo que merece un párrafo aparte como ejemplo de lo que es el corazón de la NFL. ¿Por qué?

Faltaban 2 minutos 53 segundos para el medio tiempo. El anotador reflejaba el triunfo parcial de Rams por 14 a 3. San Francisco solo había anotado con un gol de campo. Hasta ese momento, la defensiva de St. Louis lucía impenetrable. Collin Kaepernick había lanzado poco, mientras que Frank Gore sumaba escasas yardas. La sensación en el Edward Jones Dome era de incredulidad. ¿Cómo pudo Rams detener a 49ers? ¿Qué despertó en Austin Davis para semejante partidazo? ¿Por qué la ofensiva de la visita no utilizaba a su mariscal de campo para correr, en lugar de lanzar? Los interrogantes se acabaron luego de la jugada que cambiaría el partido.

Por un castigo, Saint Louis perdió el encuentro. El joven Davis conducía su ataque prácticamente sin errores. Sin embargo, un pase a Jared Cook de 21 yardas fue el final. El receptor cometió una interferencia ofensiva sobre su marcador. Los jueces penalizaron a los locales y la jugada que pudo culminar con un touchdown para Rams hizo retroceder 10 yardas al equipo atacante tras invalidarse la discutible acción de Cook. Para colmo, la decisión de correr con Benjamin Cunningham en 3° oportunidad con 19 yardas por recorrer resultó desafortunada: el runningback marchó solo 5 yardas y el balón pasó a San Francisco con 1:50 por jugar.

Las estadísticas y los números no reflejaban lo que sucedía en la noche del lunes porque 49ers, que tiene una de las mejores ofensivas terrestres con Frank Gore y Kaepernick, apenas sumó 89 yardas contra la defensiva por tierra número 26 de la NFL. En tanto, Kaepernick finalizó con 343 yardas en pases ante la defensiva 9 de la liga en yardas aéreas. Por último, Rams tuvo en la primera mitad a un mariscal bastante acertado y, a medida que transcurrieron los minutos, fue cometiendo errores y no supo consolidar lo hecho en el primer cuarto.

La estadística suele ser una herramienta para marcar tendencias o predecir acciones, pero en la cancha definen los jugadores talentosos. Así, con menos de dos minutos por jugar, Kaepernick lanzó un pase de anotación de 80 yardas que Brandon Lloyd atrapó magistralmente. Luego, San Francisco se adueñó del pleito y ganó el juego gracias al brazo de su quarterback. Este tipo de partidos son moneda corriente en la NFL, sobre todo porque su atracción principal es el estudio e implementación de jugadas, los roles de dada jugador y los perfiles tácticos, las vueltas del resultado en un encuentro y, además, los números.

Por último, para comprender profundamente este deporte apasionante hay que encausar el estudio general de la NFL en base al análisis particular de los partidos. Lo que observamos en cuatro períodos de 15 minutos es el núcleo del football, donde los protagonistas producen lo que ensayaron y desafían al rival para llevar a cabo su objetivo. Pases, corridas, intercepciones y tecleos son la esencia misma de esta disciplina. La suma brinda un resultado que se proyecta semana a semana para conformar tendencias en pie de estadísticas que sirven para leer virtudes propias y examinar al rival. El lunes, Rams pudo haber ganado porque tuvo todo para lograrlo. San Francisco no se rindió y dio vuelta la historia gracias al talento. Los datos proyectan, aunque el principal valor siempre está en la cancha, en manos de los jugadores, con aciertos y caídas. Como Kaepernick, como Davis…