¿Habrá tiempo para una buena temporada?

Imagen: AP
Tras el Súper Bowl obtenido por Green Bay Packers, todo ha cambiado. Las noticias no reflejaron la expectativa del draft, ni se habló de los agentes libres. El paro y el convenio. Esas fueron las palabras más pronunciadas en los medios. Negociaciones, discusiones, abogados, demandas y jueces. Así fueron surgiendo los vocablos legales y también los comerciales. Millones de dólares, porcentajes, ganancias y pérdidas. Ahora, con la solución patronal en el horizonte, los equipos deberán formarse en pocos días. Primero, acordando los contratos con los novatos y, luego, reclutando jugadores de la agencia libre. Una vez armadas las plantillas, será el tiempo del trabajo grupal. La pelota, los jugadores, los instructores, el calendario y el playbook aparecen últimos en el escalafón de expresiones.

Más allá de los entrenamientos improvisados, ahora vendrá el turno de los campamentos, del conocimiento, del armado de jugadas, de los nuevos entrenadores y, sobre todo, de la puesta a punto física.

Una vez consumado el nuevo acuerdo, la NFL deberá reacomodar su almanaque deportivo. Si bien, algunos creen que no habrá modificaciones, otros consideran que sería apropiado reducir la cantidad de jornadas y posponer el inicio para que los equipos puedan conformarse a tiempo.

¿Cómo sería la temporada 2011 si la Liga decide acortar la preparación o no postergar el arranque del campeonato? ¿Cómo se resolverán en el campo las jugadas poco ensayadas en los campamentos? ¿Los médicos tendrán más trabajo por posibles lesiones? ¿Será suficiente preparatoria para que jugadores y entrenadores se conozcan? ¿Qué papel jugará el “tiempo” en esta historia de la NFL? Indudablemente, hoy ocupa el rol más importante de toda esta película que todavía no conoce el final.

El “tiempo” podría ser el nuevo archienemigo de la Liga, aunque los propietarios han recibido los principales insultos por este conflicto patronal. Más allá de las pérdidas económicas que demandó el paro en la NFL, aún más perjudicial podría resultar el campeonato que veremos. La Liga no debe dejar que los “tiempos” dominen el field. Una vez firmado el nuevo convenio laboral, será el momento de cuidar lo más preciado: el balón.

El juego en sí, táctico-estratégico y de contacto, necesita preparación. El súper profesionalismo en los deportes más populares de Estados Unidos se ha caracterizado por los millones en juego y los miles de seguidores. Sin embargo, lo más importante siempre ha sido el talento de los deportistas. Únicos ellos por distinguirse en básquet, fútbol americano, beisbol y hockey durante décadas. Han dominado el mundo deportivo por ser inigualables en organización, producciones y espectáculos. Nunca dejaron de lado el talento de la materia prima: los jugadores.


La NFL podría encaminarse a un momento histórico. De hecho, ya ocurrió con este paro patronal 2011 y sus consecuencias. Todavía es tiempo de negociaciones y de acuerdos. De repartir millones y de reclutamientos. Esperemos que el reloj se detenga un segundo en las cabezas de los dueños, del comisionado, de los juristas y abogados, para pensar por un instante en la mejor resolución. Es tiempo de renovar las ilusiones para disfrutar del deporte número uno de América. Es tiempo de priorizar el talento.