Previa de los juegos divisionales

Imagen: http://fanspeak.com/zsports/
Los partidos divisionales de la NFL se disputarán el fin de semana, tras los duelos de comodines. Ravens, Packers, Seahawks y Texans avanzaron para cruzarse con los mejores del año. Broncos, 49ers, Patriots y Falcons esperaron una semana para comenzar a transitar la senda hacia el Súper Bowl.

En la nota anterior hice referencia a “los 4 ases” de la NFL, mencionando –para mí- a los mejores mariscales de campo de la campaña 2012. Tom Brady (Patriots) y Peyton Manning (Broncos) son los mejores quarterbacks contemporáneos de la Liga (sumando a Drew Brees, de Saints). Sería injusto dejar afuera a Aaron Rodgers (Packers), campeón en 2010 y de ascendente carrera. Debajo del escalón jerárquico de Brady y Manning aparecen los “Matts”, quienes conducen a Taxans y Falcons. Estos cuatro “ases” clasificaron primero a los playoff y aún siguen en plena competencia hacia el trofeo Vince Lombardi.

Sábado
Baltimore Ravens - Denver Broncos (AFC)
Baltimore ha mermado su performance en el tramo final de la temporada regular, pero la defensiva resurgió para detener a Andrew Luck. Decididos por el espíritu de Ray Lewis, esta franquicia se ha ganado el respeto de todos en la última década. Tras superar cómodamente a Colts, ahora tendrá enfrente a Peyton Manning, un as de la NFL y que mantiene una vigencia envidiable. El mariscal de campo de Broncos estuvo un año sin jugar -por una lesión- y su regreso a los estadios de football fue brillante. El índice de este año marcó 105.8, solo por detrás de Aaron Rodgers (108, Packers). Entre Ravens y Broncos veremos dos estilos de juego totalmente disímiles porque Baltimore apuesta a la potencia terrestre, mientras que Denver gira en torno a su quarterback. Hay que tener en cuenta que, en la campaña regular, Denver fue muy superior a Ravens, tanto ofensivamente como defensivamente. Broncos ha sido la segunda mejor defensa de la NFL y es la tercera que menos yardas permite por tierra y por aire. Es cierto que estos partidos son diferentes y muchas veces el talento de alguna estrella puede demoler cualquier estadística, pero Broncos tiene todo para ganar, aunque Ravens podría superarlo si hace énfasis en capturar a Manning, de lo contrario, volverá a casa rápidamente.

Green Bay Packers - San Francisco 49ers (NFC)
Parece que los juegos divisionales serán duras luchas estratégicas porque cada equipo tiene su propia identidad y los estilos están ampliamente definidos.  El año de Aaron Rodgers fue impecable, en una franquicia que casi nunca corre y depende exclusivamente del mariscal de campo y sus receptores. El quarterback de Green Bay fue el mejor índice (proporcional de estadísticas y rendimiento), sumando 4.295 yardas, con 39 touchdowns y solo 8 intercepciones. El punto flaco es la protección, que depende de sus linieros, ya que fue el mariscal más capturado del 2012, con 51 sacks. El trabajo en equipo fue muy bueno pasando, pero por tierra no evidenció fortalezas. Por su parte, San Francisco es netamente corredor, a pesar del cambio de mariscal en la mitad de la temporada, cuando Colin Kaepernick reemplazó a Alex Smith. Los números de ambos líderes son parejos, pero el estilo pasador de Kaepernick inclinó la balanza para el novato. Esto dividió al plantel, sobre todo porque 49ers modificó parcialmente su táctica, aunque el perfil terrestre sigue siendo el lado fuerte de la franquicia. San Francisco viene luciendo su gran juego defensivo en estos últimos años y es un equipo difícil de sobrepasar porque defiende tan bien por tierra como por aire. Ante el cruce de fuerzas, 49ers puede contar con una ventaja: San Francisco avanza corriendo, donde la defensiva de Green Bay ha demostrado falencias. Este dato podría definir el pleito, pero el talento puede destronar estadísticas. Allí es fuerte Rodgers, a pesar de la defensa oponente, ya que el quarterback ha logrado pases increíbles en momentos críticos.

Domingo
Houston Texans - New England Patriots (AFC)
Este parece ser el enfrentamiento de ofensivas más parejo de los juegos divisionales. Se medirán el ataque número 1 de la NFL (Patriots) ante el número 7 (Texans). Sin embargo, la diferencia está en las defensivas, donde Houston saca una ventaja notable sobre una de las más flojas de la liga. Hay una pequeña grieta de New England podrá explotar, sin cambiar su estrategia, porque Tom Brady es uno de los mejores mariscales de campo y Texans se luce más cuando lo atacan por tierra. No obstante, J.J. Watt es el líder de capturas, no solo de Texans, sino de toda la NFL. Por otra parte, Matt Schaub (mariscal) y Arian Foster (corredor) serán los encargados de comandar los avances de Houston, combinando juego aéreo y terrestre. Aquí surge una incógnita: ¿qué estrategia debe utilizar el equipo? Patriots tiene una pésima defensa ante pases de sus rivales y as allí donde Houston debe volver a apostar. Es decir, no tanto a Foster, sino a Schaub y sus principales receptores, Andre Johnson y Owen Daniels. A pesar de ello, su quarterback ha mermado mucho el rendimiento, pero debería confiar más en si mismo para avanzar a las finales. Brady vs. Schaub es un duelo más que interesante. Si la defensiva de Houston mantiene el ritmo y si su mariscal renace, entonces tendremos al finalista de la AFC definido.

Seattle Seahawks - Atlanta Falcons (NFC)
El pasador novato Russell Wilson ha sido una sensación en la NFL y ha llevado a Seattle a postemporada, tras un año de ausencia. La fortaleza de este equipo ha sido su defensiva, ubicada en cuarto lugar en la liga, y su ataque terrestre, comandado por Marshawn Lynch, un potente y temible corredor. Por tierra, Redskins fue el número 1 de la NFL, mientras que Seahawks ocupó el tercer puesto. De no ser por Lynch, y la lesión de RGIII en el partido de comodines, Seattle difícilmente hubiese podido pasar de ronda. Sin embargo, delante tendrá a un oponente impredecible. Atlanta Falcons cuenta con un ataque mixto, pero pasando ha sido más efectivo que corriendo, ya que su mariscal, Matt Ryan, ha tenido un crecimiento imponente. Su juego fue perfeccionándose con el tiempo, pero sus números han crecido paulatinamente. El semblante con el grupo aumentó, al igual que la confianza que generó en sus compañeros, producto de la eficacia alcanzada en momentos clave. Así, Atlanta logró jugar playoff en 2008, 2010 y 2011, además de la actual campaña, donde Ryan y Falcons lograron la madurez necesaria para pelear por las finales. El capítulo aparte estará en manos de las defensivas, donde Seattle es mucho más efectivo que Falcons, equipo ubicado en los últimos puestos por yardas permitidas. Para que Atlanta juegue las finales, necesita fortalecer su trabajo para detener a Lynch y seguir confiando en Ryan, un pasador formidable.