Luck superó al maestro y Colts está en la final

Dos equipos mellizos se enfrentaron en Colorado, con números muy parecidos y perfiles casi idénticos. Sin embargo, la juventud pudo con la experiencia y Andrew Luck eliminó a Peyton Manning de los playoffs. Los Colts se impusieron 24 a 13, gracias a un gran segundo cuarto de la ofensiva y al trabajo desgastante de la defensiva.

El comienzo fue beneficioso y los augurios parecían cumplirse. En la primera serie de ataque de Broncos, Peyton Manning encontró a Demaryius Thomas para el touchdown inicial del pleito. Luego, los locales no anotarían en los próximos avances producto del crecimiento defensivo de Indianapolis. Ante dos ataques aéreos similares, la diferencia debía encontrarse en las trincheras. Así fue como la visita ajustó las marcas y, sobre todo, reubicó a los profundos para que Manning no encuentre a sus receptores.

Sin embargo, y ante esta complicación, Denver utilizó muy poco a C.J. Anderson, que tenía delante a una permeable defensiva terrestre. El runningback de Broncos (4.4 yardas por acarreo) tuvo mejor rendimiento que incluso Daniel Herron (2.7), a pesar de la anotación del corredor de Colts. El estudio de lo que Colts podía impedir nunca fue ejercitado por Manning, que es demasiado propenso a lanzar antes que ceder el balón para correr. Luego del partido, se supo que el veterano líder juega lesionado desde hace semanas, por lo tanto no se lo cuidó. O mejor dicho, Manning no quiso ser protegido…

Se segundo cuarto sería decisivo cuando Luck encontró a su mejor socio, T.J. Hilton, quienes avanzaron hasta marcar puntos en jugadas consecutivas, ya que Manning fue capturado antes del segundo touchdown de Colts. Los enlaces entre el joven mariscal y el veterano receptor dieron como resultado dos anotaciones que inclinarían definitivamente el marcador. La primera con un acarreo de Herron y la segunda con una recepción de Dwayne Allen.

Las incidencias previas al medio tiempo no tuvieron injerencias, ya sea la intercepción a Luck o el posterior gol de campo de Connor Barth. A continuación, la defensiva de Colts sería implacable porque Broncos solo anotaría un gol de campo en las cinco series que tuvo. Claramente, el cerrojo de Chuck Pagano surtió efectos ante uno de los mejores pasadores de la historia de la NFL. Por otra parte, y a pesar de las dos intercepciones sufridas, Andrew Luck se ha posicionado como el quarterback del futuro. De los “drafteados” recientemente en la NFL, Luck es el más prometedor porque ha conseguido resultados en lo inmediato, tras la ida de Manning, siendo un líder con carisma y protagonismo.

En tanto, Broncos no supo aprovechar el viento a favor cuando Colts cometió varios castigos. Tampoco lo hizo tras el fallo de Adam Vinatieri, previo al entretiempo. Y menos tras la intercepción de Luck. El inicio del tercer período fue devastador porque el marcador estaba 14-10 para Indianapolis y el touchdown de Hakeem Nicks fue contundente. Aqib Talib parecía un novato y las recepciones de T.J. Hilton y compañía continuaron sin obstáculos hasta el final.

Algunos creen que este fue el último partido de Peyton Manning, aunque el mariscal de campo analizará su decisión durante el receso. Broncos reforzó la defensiva a principios de año y rodeó de excelentes receptores a su comandante. Sin embargo, jamás contó con un plan B por tierra y la NFL de hoy en día requiere de un ataque mixto, con lanzamientos y acarreos. Finalmente, Colts demostró supremacía en su juego aéreo y supo administrar a Herron para correr. Tuvo firmeza en la marca y ahora deberá enfrentarse al rival más duro: New England Patriots.