Seattle detuvo a Newton y superó cómodamente a Carolina

Imagen: AP
La autoridad de Seahawks es indiscutida y posee armas muy poderosas para preservar el Súper Bowl, sobre todo la defensiva y Marshawn Lynch. Esta combinación, más los pases de Wilson, fueron demasiado para un timorato conjunto de Carolina, que apenas inquietó durante el segundo cuarto. Seattle presionó a Newton y en el último período lo destrozó 31-17.

Tras un comienzo gris en la temporada regular, sumado al típico bajón que sufre todo campeón, Seattle se encaminó para proteger el trofeo Vince Lombardi. Desde noviembre pasado, la defensiva volvió a admitir pocos puntos y a consentir pocas yardas. Además, mejoró su ataque para lucir como un conjunto equilibrado, con una ofensiva mixta efectiva, liderada por Marshawn Lynch, uno de los mejores corredores de los últimos tiempos.

Los conducidos por el talentoso mariscal Russell Wilson ganaron los últimos seis juegos de la campaña y ese envión resultó vital para posicionarse como favoritos en el juego divisional de la NFC. Delante, Carolina venía de eliminar sin problemas a Cardinals, aunque ciertos altibajos y los desequilibrios de Cam Newton le jugarían en contra. A pesar de haber recuperado la defensiva, su ataque no define una estrategia determinada porque Newton es un mariscal atlético, impetuoso e inmaduro.

Así, Seattle solo debía defenderse como de costumbre y proponer un juego más avezado. El duro trabajo defensivo por tierra de Carolina obligó a los locales a lanzar más de la cuenta y el juego aéreo se volcó a su favor. Lynch sumó apenas 59 yardas en 14 acarreos y Wilson tomó el control ofensivo. Primero encontró a Doug Baldwin, tras recuperar el balón perdido por Panthers. Luego, con un lanzamiento notable y una atrapada espectacular de 63 yardas de Jermaine Kearse. Los touchdowns aéreos se impusieron ante la falta de acarreos. El cóctel de ofensiva mixta (pases y corridas) y la férrea defensiva le dieron a Seattle el Súper Bowl ante Broncos y en febrero pasado. Con un perfil similar y algunos retoques, el equipo dirigido por Peter Carroll mantiene la guardia alta para doblegar la apuesta este campeonato.

Los Panthers reaccionaron en el segundo cuarto con un gol de campo y un touchdown de Cam Newton a su receptor preferido, Kelvin Benjamin. Sin embargo, en el último período la diferencia sería abismal, sobre todo porque el trabajo defensivo de Seattle forzaría a que los errores de costumbre de Newton salgan a la luz, además de generar tres entregas de balón. La intercepción de Kam Chancellor, ante un pase del quarterback de Carolina hacia Ed Dickson, y su posterior regreso anotador fue determinante.

Wilson completó 15 pases de 22 intentos, con 268 yardas, 3 touchdowns y sin intercepciones. Por su parte, Newton sumó 246 yardas en 23 pases de 36 intentos, logrando 2 anotaciones y sufriendo 2 pases interceptados. Seahawks se convirtieron en el primer campeón del Súper Bowl en ganar un partido de playoff en la temporada posterior a ganar su título, desde que Patriots logró hacerlo en 2006.