La AFC Sur discute quién será el ladero de Colts

Algunas divisiones son bastante parejas, pero otras distinguen un líder y varios lugartenientes. En la AFC Sur, la superioridad de Indianápolis es más que notoria y el resto de los componentes están en plena reestructuración. Aquí lo más importante de Indy, Texans, Titans y Jaguars.


El predominio de Indianapolis Colts en la divisional es indudable. La llegada de Andrew Luck mantuvo a la franquicia en postemporada como si aún disfrutaran la era de Peyton Manning. El año pasado estuvo muy cerca del Súper Bowl, pero Patriots se lo impidió. Por ello, esta temporada el objetivo es “el gran partido”, que se llevará a cabo en San Francisco. El libro de pases fue intenso, aunque superpobló las opciones de pase para Luck, incorporando a Andre Johnson (WR, Texans) y drafeando a Phillip Dorsett (WR). Estos elementos se suman a T.Y. Hilton, Donte Moncrief, Dwayne Allen y Coby Fleener. En el backfield sí era necesario romper el chanchito y contrataron a Frank Gore (RB, 49ers) para suplir la salida de Ahmad Bradshaw y Trent Richardson. En la defensiva, ficharon a Trent Cole (OLB, Eagles) y seleccionaron a D’Joun Smith (CB), Henry Anderson (DE), Clayton Geathers (SS) y David Parry (NT). Con un libro de pases de oro, la meta es conquistar el Súper Tazón, objetivo que presionará a Chuck Pagano y compañía desde el primer partido de la campaña.

El resto de los integrantes de esta división son un misterio. Houston Texans se desmembró de a poco, tras pisar los playoff 2011/2012 y aún es temprano para evaluar el recambio que comenzó tras la ida de Gary Kubiak (2006-2013). La defensa es su máximo exponente, desde el liderazgo de J.J. Watt, pero el ataque apenas se está reorganizando. Desde los acarreos de Arian Foster todo se puede construir y él podrá sostener el peso de una ofensiva en formación. Sin embargo, demasiados minutos en el emparrillado podrían exigirlo excesivamente. La falta de un quarterback confiable y la ida de Andre Johnson (Colts) serán vitales para Bill O’Brian (HC) y George Godsey (OC), quienes deberán arreglárselas con Brian Hoyer (Browns) y Ryan Mallett, ambos ex sustitutos de Tom Brady. Para contrarrestar el faltante de juego aéreo, incorporaron a Cecil Shorts (WR, Jaguars), además de drafear a los receptores Jaelen Strong y Keith Mumphery. En la defensiva sumaron a Vince Wilfork (DT, Patriots), sin dudas, el mejor refuerzo para el grupo de J.J. Watt. El calendario es favorable y deberán aprovecharlo para acodar la ofensiva antes de jugar los partidos más trascendentes.

Tennessee Titans arrastra 6 años de sequías, habiendo despilfarrado todo tipo de jugadores en sus diferentes plantillas. Además, el crecimiento de Texans sepultó a la franquicia a pelear por un potencial segundo lugar que tenía asegurado. La hegemonía de Colts desniveló hacia abajo a todos los integrantes de la AFC Sur y Titans necesita revertir rápidamente esta tendencia. Es por ello que el draft sirvió para elegir a Marcus Mariota, un mariscal de primer nivel universitario, y a Dorial Green-Beckham, un receptor con futuro prometedor. Entre los jugadores de la agencia libre llegaron Brian Orakpo (OLB, Redskins) y Perrish Cox (CB, 49ers), para reforzar la secundaria; mientras que firmaron los receptores Harry Douglas (Falcons) y Hakeem Nicks (Colts), con la idea de ayudar a Mariota. El plantel está integrado por muchos valores jóvenes y carece de presiones porque lo primordial será rearmarse de cara a un futuro a mediano plazo.

Finalmente, asoma desde abajo Jacksonville Jaguars, la cenicienta del grupo y de la NFL. Poco se espera de ellos año tras año y algunos creen que esta franquicia es insalvable. Pensar en los juegos de enero es un delirio, aunque cada temporada baja los fanáticos se ilusionen con las incorporaciones. En Jaguars el árbol siempre ha tapado al bosque y para esta temporada Julius Thomas (TE, Broncos) se erige como la máxima figura incorporada. También hicieron esfuerzos millonarios para contratar a jugadores en la defensiva, como Jared Odrick (DT, Dolphins), Dan Skuta (OLB, 49ers), Jermey Parnell (RT, Cowboys), Davon House (CB, Packers), y Sergio Brown (FS, Colts). Además, drafearon a Dante Fowler Jr. (DE), pero se lesionó en pretemporada. En síntesis, el joven mariscal Blake Bortles tendrá muy buenos elementos para lanzar, pero su modesta línea ofensiva será determinante. Si Jaguars solo se plantea el armado de un equipo sólido para los próximos dos años, el objetivo se habrá cumplido. 

Entradas populares de este blog

Pese a los arbitrajes, Rams y Patriots ganan con virtudes propias

Ronda Divisional: donde nacen los campeones

Guía para ver fútbol americano y entender el juego