La previa de la NFC Este

Comenzamos con las previas de pretemporada de la NFL. Aquí, lo más importante que debes saber de los cuatro integrantes de la NFC Este. Esta división tendrá en 2015 a un equipo bien equipado y competitivo (Cowboys), a una franquicia que podría sorprender o sucumbir (Eagles); a un conjunto impredecible y peligroso (Giants) y a un grupo en recuperación (Redskins). Un breve análisis para que no pierdas pisada de lo que viene, en vistas al Súper Bowl 50°, que se disputará en febrero en San Francisco.

Si Cowboys no llega al Súper Bowl, podríamos ver por última vez a Tony Romo en Dallas. El mariscal de campo fue cediendo liderazgo, a pesar de su buen rendimiento. Como vengo sosteniendo, Romo disipó la confianza de sus compañeros y este factor ha incidido en los encuentros decisivos. Además, la franquicia perdió a su “as de bastos”, DeMarco Murray, quien fuera el máximo responsable de la gran campaña regular de Dallas en 2014. En su lugar, Jerry Jones incorporó a Darren McFadden, un corredor talentoso que no pudo explotar en Raiders. La defensiva es poderosa y, para colmo, trajo a Greg Hardy de Panthers para cazar mariscales. El mejor refuerzo es Dez Bryant al quedarse en Dallas.

En tanto, la quimera de Chip Kelly está en marcha y hay mucha atención por lo que pueda destaparse en la caldera de experimentos de Philadelphia. Se fueron los principales jugadores de la ofensiva: Nick Foles, LeSean McCoy, Jeremy Maclin y Evan Mathis. Así, el entrenador en jefe debió reclutar al por mayor para armar un esquema totalmente diferente al del año pasado. Hay tres quarterbacks para un puesto: Mark Sánchez, Sam Bradford y el renovado Tim Tebow estarán compitiendo en los campamentos previos, aunque el ex Rams sería titular. Para reemplazar a McCoy, Eagles no debería tener problemas con DeMarco Murray (Dallas) y Ryan Matthews (Chargers). Y en la defensiva, también sumaron a lo grande con Kiko Alonso (Bills) y Bryon Maxwell (Seahawks). El problema estará en la línea ofensiva, aunque Philadelphia deberá clasificar a postemporada y avanzar un poco más para cumplir con las expectativas generadas.

Por la “Gran Manzana” nadie espera grandes cosas. Hace rato que Giants no genera suspiros previos y el título de 2012 fue su único momento brillante de los últimos campeonatos. Eli Manning tuvo altibajos y la plantilla sufrió demasiadas modificaciones, lo que impidió que el equipo se regenere con éxito, sobre todo en las líneas, tanto ofensiva como defensiva. De ellas dependerá la campaña de New York en 2015. Con la llegada de Shane Verren (Patriots), el backfield está cubierto. Además, eligieron en el draft a Ereck Flowers (OG) y a Landon Collins (FS) para cubrir sus principales necesidades.

Finalmente, Redskins apunta a la recuperación de Robert Griffin III, tras las lesiones, y la apuesta va acorde al talento del joven mariscal de campo. Sin embargo, la franquicia decidió rodearlo mejor desde su llegada en 2012 para protegerlo y, asimismo, ofrecerle más herramientas a su ataque. Brandon Scherff irá a la línea ofensiva, mientras que Matt Jones se sumará como corredor y Jamison Crowder será receptor. Pero en pretemporada perdió a su TE titular, Niles Paul, y al RB suplente SIlas Reed. En la defensiva, el nuevo gerente Scott McCloughan reclutó desde 49ers a Chris Culliver (CB) y a Dashon Goldson (SS) para ordenar una de las peores trincheras de la NFL.