La previa de la NFC Sur: nada asegurado

Este grupo tiene tres equipos competitivos y uno que aún no sabe hacia dónde apuntar sus cañones. En la última década, Saints, Panthers y Falcons alternaron campeonatos divisionales y clasificaciones a postemporada. La excepción es Buccaneers, que no juega playoff desde 2007, mientras los demás han sido grandes animadores de la conferencia nacional.

New Orleans atesoró la capacidad de Drew Brees hasta convertirlo en ícono de la franquicia. El conjunto de Sean Payton logró el Súper Bowl de 2010 y se transformó en el favorito de la NFC sur. Hace dos años, tras el escándalo del “bountygate”, el equipo defensivo sufrió varias bajas significativas, aunque supo arreglárselas para el reagrupamiento de sus tropas. Ahora, la partida sensible de Jimmy Graham (TE) a Seattle podría volver a desarmar parcialmente a la ofensiva y esto repercutirá en Brees, que afrontará un año difícil. Además, Kenny Stills (WR) también se fue con sus yardas a Miami. A cambio, llegó Max Unger para emparchar la línea ofensiva y potenciar el juego por tierra con el arribo de C.J. Spiller. Posiblemente, la veteranía del quarterback y la juventud de los receptores –a excepción de  Colston- obligará a los entrenadores a repartir el reloj y, para protegerlo, decidieron estos movimientos. En la defensiva, sus frontales generan demasiadas dudas y en el draft no optaron por un liniero poderoso. En cambio, sí reforzaron la secundaria con Stephone Anthony (MLB) y Hau’oli Kikaha (OLB). Por último, el calendario de Saints también jugará un papel importante y nada parece simple para este 2015.

Desde 2013, el crecimiento de Panthers alimentó la competencia del grupo y desplazó a Falcons como pretendiente a la postemporada. Atlanta fue un conjunto agresivo gracias al juego que rodeaba a su mariscal Matt Ryan. Al mismo tiempo, la defensiva nunca pudo consolidarse. El protagonismo del ataque lo lanzó como candidato en la NFC. Sin embargo, tras el retiro de Tony González, todo se derrumbó. Para colmo, la salida del entrenador Mike Smith aumentó la pesadumbre, pero la llegada de Dan Quinn servirá para reconstruir a la franquicia. El ex coordinador defensivo de Seattle llegó para fortalecer el talón de Aquiles de Falcons, mientras Ryan, Julio Jones y Roddy White se encargarán de la poderosa aviación. Para cumplir con su primera misión, Quinn pidió elementos defensivos y en la agencia libre sumaron a Justin Durant (LB, Cowboys), Adrian Clayborn (DE, Buccaneers) y Brooks Reed (OLB, Texans), mientras que en el draft eligieron a Vic Beasley (OLB) y Jalen Collins (CB). Habrá que ver qué sucede con el ataque terrestre, una característica ausente en una franquicia meramente pasadora. Si la defensiva crece, tendremos candidato en Atlanta.

Por su parte, Carolina se armó desde sus bases, con una defensa bastante sólida y un par de elementos ofensivos sorprendentes. La elección de Cam Newton en 2011 potenció el aspecto que le faltaba en el ataque para que luzca respetable. El resultado fue inmediato y Panthers se clasificó a postemporada en los dos últimos campeonatos. Para esta campaña, el tesoro de la franquicia no tendrá grandes cambios, más allá de la ida de Greg Hardy. Las variantes se verán en la ofensiva, con modificaciones en el backfield tras la ida de DeAngelo Williams (Steelers). Por lo tanto, Jonathan Stewart será el corredor y Mike Tolbert su fullback; más la elección de Cameron Artis-Payne en quinta ronda. La línea ofensiva contará con el cinematográfico Michael Oher, tras su paso fugaz por Titans, y con el seleccionado Daryl Williams. Finalmente, escogieron al receptor Devin Funchess en el draft para darle a Newton otra alternativa. En definitiva, Panthers debería afrontar un 2015 con resultados más que óptimos…

Por Tampa Bay se espera una rápida recuperación. En los últimos tiempos, han incorporado una o dos figuras por temporada, aunque los resultados nunca fueron los esperados. También flaquearon sistemáticamente en algunas selecciones del draft. Los siete calendarios sin playoffs fueron producto de conducciones débiles –dentro y fuera del campo- y de talentos desperdiciados. En esta ocasión, la elección de un mariscal talentoso va de la mano con otros refuerzos en la ofensiva. Jameis Winston (QB) llega para comandar al cuerpo de receptores liderados por Vincent Jackson y Mike Evans. ¿Demasiada presión para el novato mariscal? Tal vez, sobre todo por la jerarquía de los wide receivers. Asimismo, eligieron elementos para proteger al quarterback con Donavan Smith y Ali Marpet. Por tierra no se espera demasiado y aquí la responsabilidad recaerá sobre Bobby Rainey y Doug Martin, ambos cuestionados. En la defensa también surgirán dudas, producto de los malos resultados y la falta de ensamble en el terreno. Buccaneers decidieron contratar a Bruce Carter (OLB) y a Henry Melton (DT) desde Cowboys, luego de que se marcharan Michael Johnson (Bengals), Adrian Clayborn (Falcons) y Dashon Goldson (Redskins). Muchos enigmas rodean Tampa, como sucede año a año…

Entradas populares de este blog

Pese a los arbitrajes, Rams y Patriots ganan con virtudes propias

Ronda Divisional: donde nacen los campeones

Guía para ver fútbol americano y entender el juego