La dupla Tom-Gronk destrozó a Steelers y promete otro año exitoso

Con tres pases de anotación entre Tom Brady y Rob Gronkowski, y uno más hacia Scott Chandler, Patriots derrotó a Pittsburgh 28 a 21 en el primer juego de la temporada 2015. Además, la defensiva de New England se reinventó para detener a Big Ben, sin Wilfork y Revis.

Aun no nació el hombre que pueda detener a Rob Gronkowski. Es el jugador más influyente en la carrera de Tom Brady. La dupla consiguió 56 touchdowns y promete aumentar esta cifra escalofriante. Anoche, Patriots despellejó a Pittsburgh con el tándem 'Tom-Rob' en sólo siete minutos, con las dos primeras anotaciones del cuarto inicial. Allí se acabó el partido, el resto fue relleno.

Con la conquista del Súper Bowl 49, New England estuvo inmerso en el escándalo del 'deflagate', pero Tom Brady fue liberado de la sanción de la NFL y el campeón pudo comenzar el 2015 con todo su potencial. La incertidumbre recalaba en la defensiva de Bill Belichick, que fuera acondicionada para conquistar el cuarto anillo del quarterback estrella en 2014. Aquellas dudas tenían que ver con las ausencias de Vince Wilfork, Darrelle Revis y Brandon Browner. Sin embargo, en el debut ante Steelers, el trabajo de la trinchera 'patriota' fue ejemplar.

Solo bastó que Brady y compañía hagan su trabajo y que la defensiva impida los pases magistrales de Ben Roethlisberger. Justamente, la visita también llegaba con incógnitas en la defensa porque ya no estaban Jason Worilds, Troy Polamalu, Brett Keisel y Ike Taylor. Igualmente, el año pasado, Steelers nunca supo construir la 'cortina de acero' y sufrió todo tipo de anotaciones, sobre todo por aire. Anoche, nada cambió y Patriots se aprovechó de ello.

La simpleza del ataque del campeón fue demasiado para los dirigidos por el nuevo entrenador defensivo de Pittsburgh, Keith Butler. Ofensivas en serie, pases abiertos hacia Julian Edelman y Danny Amendola y la constante referencia del gigante Gronkowski, fueron las principales virtudes de Patriots para hacer fácil lo difícil. Inclusive Dion Lewis, el nuevo runningback que no jugó en Colts ni en Browns, rindió exitosamente y perforó la defensa rival cuando fue utilizado. Parece que en New England todos se conocen de memoria, no sintieron las bajas y solo tuvieron que poner en práctica la maquinaria.

Por su parte, Big Ben tuvo un desempeño regular, con pases certeros hacia Antonio Brown, Marcus Wheaton, Heyward-Bey y Heath Miller, pero les costó ingresar en la zona roja durante la primera mitad y en los terceros downs fallaron todo lo que intentaron. Al menos, pudieron asentar a DeAngelo Williams como un buen reemplazo de Le'Veon Bell en el juego terrestre. El excorredor de Carolina sumó 127 yardas en 21 acarreos. Párrafo aparte para Josh Scobee, el pateador que llegó desde Jaguars, quien erró sus dos primeros goles de campo y distanció aún más las chances de descontar puntos en el primer cuarto. Nada alcanzó para dar vuelta la historia.

Brady lanzó para 4 touchdowns, tres a Gronk y el restante al otro ala cerrada, Scott Chandler. Además, el quarterback alcanzó 161 triunfos en su carrera para romper el record de mariscales que militaron en una sola franquicia.

LÍDERES PATRIOTS:
Tom Brady: 25 pases de 32 (288 yardas), 4 TD, 0 int.
Dion Lewis: 15 acarreos (69 yardas), 0 TD.
Julian Edelman 11 recepciones (97 yardas), + largo 14 YDS., 0 TD.

LÍDERES STEELERS:
Ben Roethlisberger: 26 pases de 38 (351 yardas), 1 TD, 1 int.
DeAngelo Williams: 21 acarreos (127 yardas), 0 TD.
Antonio Brown: 9 recepciones (133 yardas), + largo 37 YDS., 1 TD.

Entradas populares de este blog

Pese a los arbitrajes, Rams y Patriots ganan con virtudes propias

Ronda Divisional: donde nacen los campeones

Guía para ver fútbol americano y entender el juego