¿Por qué Cowboys eligió a Cassel?

Dallas encontró un mariscal de campo vital y experimentado: con 33 años de edad, las 11 temporadas de Matt Cassel en la NFL son más que suficientes para avalar al jugador que necesitan. Es máas, si tenemos en cuenta el perfil y la personalidad de Tony Romo, podríamos decir que se asemejan bastante.

Las estadísticas suelen ser letales, pero los momentos del individuo son los que concretan las historias. Romo podrá gozar de números espléndidos, aunque su liderazgo es cuestionado, del mismo modo que el de Cassel en Patriots, Chiefs y Vikings, franquicias donde jugó durante una década.

Los gestos, las palabras, el fastidio, los gritos, los festejos, el enojo y las discusiones son algunos elementos que componen -en parte- el temperamento de conductor. Un líder con temores es incapaz de atraer o captar a sus seguidores, según la propia definición de carisma. Por ello, la clave está en cómo transmite las motivaciones y de qué manera transforma las debilidades en fortalezas. En consecuencia, un cabecilla confiable y ganador debe sumar estadísticas brillantes, transmitir con firmeza sus decisiones y conquistar la confianza del resto. Números y personalidad.

No obstante, Cowboys se construyó desde Romo y, por lo tanto, éste plantel de Dallas no puede ganar sin él. Y como Brandon Weeden no ofrece garantías, porque sus compañeros no confían en él, la directiva decidió generar un golpe de efecto y traer un mariscal con cierta jerarquía. Los datos de Matt Cassel en la liga son bastante buenos, aunque su temple es el punto débil.

Ser parecidos no es lo mismo a lucir idénticos. Sin embargo, el recientemente jugador desvinculado de Buffalo Bills fue evaluado, entre otras cosas, por las estadísticas globales de su campaña. Teniendo en cuenta el mercado de jugadores libres y las necesidades de Cowboys, Cassel surge como el hombre adecuado. La ofensiva de Jason Garrett (HC) y de Norv Turner (OC) requería un quarterback pasador confiable para reemplazar al lesionado Romo. Las otras opciones eran Christian Ponder y Matt Flynn, pero Cassel conoció a Turner en Minnesota y ello también influyó en le elección. La candidatura de Tim Tebow jamás fue considerada, ya que la ofensiva debería estar preparada para su juego terrestre.

Como lanzador, Matt Cassel arrastra 15.727 yardas en su carrera, en los 90 partidos que disputó en la NFL; promediando 174.7 yardas por juego. Hay que tener en cuenta que el ex Bills fue titular únicamente en las temporadas 2008, 2009 y 2010, mientras que en los últimos cuatro años acumuló 30 encuentros disputados. El mariscal anotó 96 touchdowns aéreos y 5 corriendo, es decir que al menos puede garantizar un pase de anotación por partido. En cuanto a las intercepciones, arrastra 70, es decir que el promedio por juego es menor a una (0.77). Por último, el porcentaje de pases completos es del 59 por ciento.

En consecuencia, las estadísticas son más que aceptables para un mariscal que fue suplente de Tom Brady (2005/2008), titular por dos temporadas en Chiefs (2009/2012) y que viene de ser desplazado en Vikings (2013/2014). Sin tenemos en cuenta las cifras de Antonio Ramino Romo, quien acumula 65.3 % de pases completos, 1.66 touchdown anotado por partido y 0.7 promedio de intercepciones, en una década donde fue titilar de Dallas en 147 encuentros, Cassel merece una oportunidad. Al menos sus números lo acreditan y su personalidad es bastante similar a la de Tony.

Por último, la flamante incorporación de Cowboys solo deberá llegar, sumarse y adaptarse rápidamente a los buenos receptores, ya que el sistema ofensivo está aceitado. El futuro podría ser mejor de lo esperado, pese a la lesión de Romo, ya que la actualidad de las otras franquicias de la división le ofrece a Dallas el primer puesto por sus actuaciones desconcertantes. 

Entradas populares de este blog

Pese a los arbitrajes, Rams y Patriots ganan con virtudes propias

Ronda Divisional: donde nacen los campeones

Guía para ver fútbol americano y entender el juego