Así llegan Broncos y Panthers al Super Bowl

Se van agotando las horas y las palabras se diluyen a medida que el partido está a la vista. El Super Bowl 50 tendrá a Denver Broncos y a Carolina Panthers en el campo de juego. Las armas de cada uno. Qué puede hacer Peyton Manning. Cómo llega Cam Newton.

Broncos por la gloria

Fue un año de altibajos para Denver, con más triunfos que derrotas, pero sin un conductor eficaz. Peyton Manning jugó un 2015 bastante mediocre, a pesar de los grandes jugadores que lo rodearon. Falló a la hora de lanzar y la defensiva fue el factor clave de Broncos. El entrenador en jefe Gary Kubiak no tuvo alternativa y su mariscal titular se fue a la banca por una lesión, sobre el cierre de la temporada.

El regreso de Peyton fue cuestionado por la prensa general. Considero que un mariscal de campo de elite debe jugar este tipo de partidos ante las dudas existentes, ya sean producto de las lesiones o los malos desempeños. Manning acumuló ambos y tuvo un 2015 olvidable, de lo peor en su carrera, con solo 2.249 yardas, apenas 9 anotaciones y 17 intercepciones. Su relevo es Brock Osweiler, quien trabajó respetablemente cuando tuvo que ser titular y mejoró las estadísticos de Peyton (1.967 yardas, 10 TD, 6 intercepciones).

Broncos culminó como la ofensiva 16°, potenció el ataque terrestre con Ronnie Hillman (863 yardas, 7 TD) y con CJ Anderson (720 yardas, 5 TD), y cuenta con receptores estelares. Demaryius Thomas (1.304 yardas) y Emmanuel Sanders (1.135 yardas) son de lo mejor de la NFL y junto al ala cerrada Owen Daniels (515 yardas) podrían ser demoledores.

La defensiva de Denver es la número 1 de la NFL, gracias al coordinador defensivo Wade Philips, y tendrá el desafío más difícil de la temporada. Si no fuera por la defensa, Broncos no estaría en postemporada. Esta unidad no tiene grietas y pudo recuperar a los lesionados DeMarcus Ware y Von Miller, pilares de su estructura junto a Aquib Talib, Brandon Marshall, Danny Trevathan y Kevin Mister.

La final de la AFC ante Patriots fue el momento que Manning despertó y lanzó dos pases de anotación hacia Owen Daniels, el ala cerrada que marca touchdowns en playoffs. Esos encuentros fueron la recuperación del quarterback y ante Carolina deberán repetir porque Manning podría retirarse y él se debe un juego entregando lo mejor de sí para que sea glorioso.

Panthers busca el sueño

Carolina Panthers tuvo el mejor año, con 15 triunfos y una sola derrota. Fue un tren a toda marcha durante la temporada regular y los partidos que jugó en playoff. Parece el conjunto más completo y equilibrado, comandados por un entrenador querido, el latino Ron Rivera, quien lleva el plantel con bastante capacidad de mando, aunque sin ser un personaje estricto.

Cam Newton es el alma del grupo y su desempeño en 2015 fue superlativo. A su conocida agilidad para desenvolverse fuera de la bolsa de protección, el mariscal de campo le agregó buena cantidad de pases, potenciando un juego aéreo cada vez más efectivo. Con 3.837 yardas lanzadas, Newton aportó 35 touchdowns, con 10 intercepciones y 33 capturas. Sin embargo, su rating baja cuando evaluamos la efectividad de todo lo que envía con su brazo.

La ofensiva aérea de Newton contó con un racimo de receptores variables, destacándose el ala cerrada emblema de Carolina, Greg Olsen, un gigante blanco que atrapó 77 pases, con 1.104 yardas y 7 touchdowns. Además, está Ted Ginn Jr.  (739 yds, 10 TD), que fue en alza durante la temporada y es una pieza indiscutida en el ataque aéreo. A pesar de ello, la agresividad de Carolina está sustentada en el juego terrestre, ya que fue el segundo equipo que más yardas corrió, sobre todo con dos elementos: Cam Newton (636 yardas y 10 touchdowns) y Jonathan Stewart (989 yardas y 6 anotaciones).

La potencia de los linebackers de Carolina es clave para desdoblarse y detener a corredores o impedir pases. Luke Kuechly tuvo un año magnífico, siendo el principal tacleador de Panthers (76) y uno de los artífices de una cobertura antiaérea brillante. De hecho, este equipo fue el que más intercepciones logró -con 24-  y que mayores pases impidió. En cuanto a capturas de mariscal, el conjunto se ubicó en el 6° puesto general, con 44 acciones, acaparando la mayoría el frontal Kawann Short, un duro exponente de la muralla. En consecuencia, Panthers fue la sexta defensiva de la liga, con mejor predisposición para detener acarreos y con pocas flaquezas cuando le envían pases.

Si Panthers hace lo que sabe y no se desespera por la ansiedad que lo domina, tendrá la llave a su mano. El exceso de confianza y la falta de experiencia en esta instancia podrían ser factores contrarios a lo que desean conquistar.