Colts llega con ventajas ante Texans


El duelo divisional de los wild card tendrá a dos equipos desequilibrados y diferentes. En la semana 4, Texans ganó en Indianápolis por un margen escaso, mientras que la revancha se la llevaron los Colts, también por 3 puntos de diferencia. Ese juego de la jornada 14 fue fundamental para Indy porque el registro de cuatro triunfos al hilo le permitió clasificarse. Sin embargo, durante la temporada, “Los Potros” no registraron victorias sobresalientes contra rivales de nivel, a excepción de los dos juegos contra Titans, rival directo en la divisional. El caso de Houston es similar porque –por ejemplo- contra Patriots y Eagles –rivales del último Super Bowl- perdieron sin objeciones.

> Houston: fue el líder indiscutido de la división gracias al juego terrestre de Deshaun Watson (QB) y Lamar Miller (RB) y, por supuesto, a la sólida estructura defensiva. La lesión de Will Fuller le impidió despegar el juego aéreo planeado y, para colmo, su reemplazante -Demaryius Thomas- acaba de lastimarse el tendón de Aquiles.
En cuanto a la defensiva, prácticamente todos sus elementos se alistarán para el juego. El trabajo contra la carrera es sumamente efectivo, pero Colts no apuesta más que a los lanzamientos, lo que será una gran prueba para los profundos de Houston porque es allí donde falla la barrera “tejana”. Justamente, así cayó en dos de sus últimos cuatro partidos: ante rivales con lanzadores natos como Luck y Foles.

> Colts: aprovechó la caída de Steelers para colarse en postemporada y pudieron disfrutar nuevamente de Andrew Luck. Volcado exclusivamente al juego aéreo, el quarterback contó principalmente con su mano derecha TY Hilton (WR) y Eric Ebron (TE). En el camino perdieron a Jack Doyle y a Markus Johnson.
Sin embargo, al valor agregado de esta campaña lo aportó –por fin- la defensiva. Colts supo acomodarse y la ingerencia de Frank Reich (HC) resultó vital. Así, Darius Leonard se transformó en el linebacker más codiciado de la NFL. Indianápolis puede contrarrestar la carrera sin problemas: lo demostró en los últimos triunfos ante Ezekiel Elliott #1 (Cowboys), Saquon Barkley #2 (Giants), Derrick Henry #7 (Titans) y Lamar Miller #11 (Texans). La única duda pasa por el estado de Hilton, quien no se entrenó por una dolencia. Así y todo, llega bastante aceitado para enfrentarse a un rival más que conocido.

Entradas populares de este blog

Pese a los arbitrajes, Rams y Patriots ganan con virtudes propias

Ronda Divisional: donde nacen los campeones

Guía para ver fútbol americano y entender el juego