Abandona la NFL para luchar contra el Covid-19

El jugador de la NFL Laurent Duvernay-Tardif no participará de la temporada 2020 a raíz de la crisis desatada por el Coronavirus. El canadiense de 28 años juega en la posición de guardia y una de sus funciones principales es cuidar a Patrick Mahomes, héroe del último Super Bowl, título que ambos conquistaron con Kansas City Chiefs en febrero, cuando derrotaron a San Francisco. Sin embargo, Laurent es médico y -por ese motivo- decidió abandonar la práctica deportiva para combatir al Covid-19 desde su otra profesión. 

"Es una de las decisiones más difíciles que he tenido que tomar en mi vida, pero debo seguir mis convicciones y hacer lo que considero es lo correcto", dijo Duvernay-Tardif, quien cobrará apenas 150 mil dólares de los 2.75 millones que estipulaba su contrato con Chiefs. 

El "Doctor Muerte" -así lo apodaron sus compañeros de equipo porque demostraba interés por la medicina y lo asociaban a su temible presencia en las canchas- fue el primero en adoptar la medida aprobada hace algunas horas por la NFL y que permite a los jugadores no participar voluntariamente de la temporada 2020 por los temores lógicos -u otros motivos- que puedan sentir a raíz de esta crisis pandémica. 

"No puedo permitirme transmitir el virus a la comunidad simplemente para jugar al deporte que amo. Si voy a correr riesgos, lo haré cuidando a los pacientes", remarcó el liniero ofensivo -nacido en Quebec- en un comunicado vía redes y que ahora está instalado en su Canadá natal.

Duvernay-Tardif jugó football en la Universidad de Montreal antes de ser elegido por Kansas City en 2014. Es el cuarto médico en jugar en la NFL y en único activo en la actualidad. Tiene un doctorado y una maestría en cirugía. Su madre también es médica y sus estudios los realizó en temporada baja, es decir, cuando la liga está detenida.

Desde sus inicios, los entrenadores manifestaron que Leurent "tenía algo especial" y notaron que el potencial del adolescente -en aquel momento- era tan notable en lo físico como en lo académico. Tuvo que lidiar con sus dos pasiones y nunca decidió abandonar una de ellas para dedicarse de lleno a la otra. Así, necesitó permisos de salida para estudiar y también requirió de autorizaciones para practicar football. "Tiene habilidades para ser una persona muy amable y también para ser temible dentro del campo", asumieron desde Canadá sus mentores. 

Claramente, entre sus dos profesiones hay un denominador común: la protección. Algo parecido a lo que vimos de Michael Oher en la película "The Blind Side". ¿Tendrá Duvernay-Tardif su propio film en el futuro?

Fuente: Blobal News 

Comentarios