Temporada 2020: aumento del rating, ¿y de touchdowns?



La temporada 2020 será inolvidable. Aún no sabemos si por cuestiones estrictamente deportivas, pero al menos esta crisis pandémica dejará su marca en el planeta y -por supuesto- en la NFL. La liga deportiva más rentable del mundo será una de las pocas que comiencen a tiempo, a pesar de las negociaciones entre los directivos y los jugadores que culminaron a fines de julio.

La propagación del Covid-19 congeló todo tipo prácticas deportivas, obligando a las asociaciones y federaciones a postergar partidos y certámenes. Sin embargo, como la NFL se disputa en el invierno boreal, el football profesional fue lógicamente favorecido por el ciclo de la pandemia y por la apertura de las actividades recreativas, sin llegar a posponer el calendario. Lo único que cambió es la anulación de los juegos previos.

A pesar de la cancelación de los partidos “amistosos” –que algunos los consideran vitales para que los entrenadores observen en acción a los novatos, mientras otros creen que no sirven de nada-, lo que sí afectará a los equipos es la planificación y la ejercitación preliminar, es decir, el corazón mismo de la pretemporada. La programación en la NFL es compleja -y rigurosa- porque se fijan fechas determinadas incluso para los entrenamientos de novatos, los ejercicios físicos y los movimientos de conjunto.

Teniendo en cuenta las actividades retrasadas por el coronavirus, los planteles realizaron sus campamentos un mes más tarde de lo estipulado: trabajaron en forma remota durante tres o cuatro semanas, ejercitándose en sus hogares -con la asistencia virtual de sus preparadores físicos- y estudiando los movimientos tácticos con los instructores mediante las plataformas digitales.

La falta de hábitos -adaptación, estudio y ejercicios- perjudicará a los novatos, que deberán aguardar para “mostrarse” e intentar convencer a sus entrenadores, quienes –en principio- echarán mano a los experimentados. No obstante, un punto favorable para los "principiantes" es que suelen acondicionar su físico más rápidamente que los veteranos.

Así, es factible que las predicciones se inclinen hacia “lo seguro”: serán candidatos los equipos ya armados de antemano, mientras que las sorpresas amanecerán promediando la temporada. Ahora, ¿qué partidos veremos? Si preexiste un nivel aplanado por los motivos comentados por la falta de ritmo, será para todos por igual. La equidad en este deporte prevalece tanto en los equipos de ataque como en los defensivos; por lo tanto –como siempre intento argumentar-, mucho dependerá del talento de los jugadores, como también de la rapidez en el los procesos de adaptación de los recientemente incorporados.

Esta particularidad podría generar un mix interesante entre, los novatos que aún están acostumbrados al vertiginoso football universitario, y los experimentados, que actúan de oficio en la NFL; aunque esta vez no arrancarían en las mejores condiciones físicas. Por ello, la posible acumulación de aciertos no forzados y –sobre todo- de errores ineludibles, acarreados por la eventualidad que los entrenadores opten por sistemas más conservadores, más la mencionada insuficiencia de prácticas y de entrenamientos, harán del inicio una extraña sensación de imprevisibilidad... 

¿Candidatos? 

Vamos por parte. Empecemos por la AFC, donde New England perdió el reinado y solo encuentro dos franquicias capaces de llegar al Super Bowl: Ravens y el campeón Chiefs. 1) La ida de Tom Brady a Buccaneers fue el pase del año, pero no ha sido la única salida en Patriots. El plan B -o C- de Bill Belichick es Cam Newton, un QB sin progreso en Panthers, pero con buenas condiciones si se lo tiene "cortito". Ideal para Bill... Esta desmembramiento de New England potencia las chances de los demás integrantes de la AFC Este, donde Bills luce mejor armado, apuesta a la defensiva y tiene experiencia en dos de los últimos 3 playoffs. 

2) Baltimore sumó a nada menos que Calais Campbell (DE) desde Jaguars y es -indudablemente- el mejor equipo de la AFC Norte, donde Bengals -sin Dalton- intentará no ser el último del grupo y Browns tratará de pagar dividendos por las incorporaciones que arrancaron en 2019 y aún persisten. En medio de esa batalla de pobres, Steelers aguarda por la reaparición de un Big Ben cada vez menos potable, pero que ahora tendrá algunos refuerzos en la línea (Wisniewski, KC) y cerca del backfield (Watt, Ebron). 

3) Si hay una división impredecible es la AFC Sur. Titans es el tercero en discordia en toda la Americana porque renovó los contratos con sus mejores piezas y tiene todo para pelear, aunque Texans está casi al mismo nivel de competitividad, a pesar que debió recurrir a la agencia libre (Cobb y Cooks) para reemplazar a DeAndre Hopkins (Arizona). Mientras tanto, en Indianapolis, se ha renovado la expectativa con la llegada del veterano -cuántas batallas más podrá pelear- Philip Rivers, ex Chargers. Lo que sí parece una máxima es la posición que ostentará Jaguars...

4) "En el oeste está el agite" (esto también aplica a la NFC, ya verán...) y aquí el amo es el campeón porque apenas se le fueron piezas intrascendentes. Chiefs está en inmejorable situación de hegemonía ante caída de Patriots. Por su parte, Las Vegas debutará finalmente como el nuevo escenario de Raiders, un equipo que -hasta ahora- solo ha hecho demasiado ruido. Broncos y Chargers, serán participes de una división prácticamente resuelta.

Es turno de la NFC, donde nada parece tan definido -en cuanto a tendencias- en cuanto a candidaturas. 1) Aunque el Norte haya tenido altibajos en cuanto a rendimientos y clasificaciones recientes, es Vikings el conjunto mejor dispuesto para 2020. No obstante, perdió a Diggs, Rhodes, Waynes y Sendejo. Packers debate su futuro cada año, pero no resuelve demasiado sobre cómo llevar adelante un plan, ya sea en torno a Aaron Rodgers o con otras herramientas complementarias. De igual forma se manejó desde la directiva y la parte táctica. Y los años continúan avanzando... Algo que también sucede -en menor medida- con Matt Stafford, el eterno prometedor. Esta temporada será decisiva para el plan de Matt Patricia, por eso tuvieron varios movimientos en el roster. En Chicago, se deshicieron de factores intrascendentes para sumar a Jimmy Graham y Nick Foles.

2) En el Este, Eagles es el más confiable para dar pelea, pero Dallas tiene bastante talento que aún no explotó con regularidad. NY Giants y Washington (con Ron Rivera) saben que aún no es tiempo de frutos, pero si de comenzar a cosechar los planes previos. 3) El Sur es prometedor y se revitalizó en los últimos años con la competitividad de la división. Al resurgimiento de Saints y las buenas campañas de Falcons, ahora Tampa Bay rompió el chanchito para llevar figuras, como Tom Brady y Rob Gronkowski, los mejores socios del exitoso Patriots del pasado reciente. Veremos si eso se plasma en el equipo y en los planes de Bruce Arians. Entre tantos candidatos, Panthers se reestructura.

4) Y en el oeste, hay agite, claro. La mejor división de los últimos años (aportó el 50% de campeones de conferencia en la última década) se debatirá entre -al menos- Seattle y San Francisco, con pocos movimientos en la plantilla. Por su parte, Rams perdió a Todd Gurley y a Brandin Cooks, pero Cardinals se la jugó con DeAndre Hopkins ofreciéndole un contrato al nivel de un quarterback.

Espectadores

Entre las condiciones extradeportivas, este certamen será único por la ausencia de espectadores –o al menos, de reducciones protocolares en la capacidad de afluencia-, lo que incidirá considerablemente en el aumento de televidentes. ¿Estaremos ante un quiebre del rating? Las chances son inmejorables y las cadenas televisivas se preparan -en ese sentido- para una temporada extraordinaria. Además, los telespectadores de hoy no solo provienen de los aparatos de TV convencionales –broadcasting-, sino desde dispositivos digitales, provistos de conexiones vía internet.

Repasemos. La NFL tiene fraccionada la venta de derechos televisivos conforme a las transmisiones denominadas broadcasting, por cable o satelitales y –por otra parte- las digitales. Es decir que ofrece sus derechos por separado. Asimismo, ha segmentado la venta según los eventos o días especiales de partidos, como son el TNF y el MNF (thursday nigth football y monday nigth football).

Las cadenas CBS, NBC, Fox y ESPN adquirieron en 2014 -y hasta 2022- las concesiones por un total de 39.6 mil millones de dólares, sin incluir los derechos de los partidos de lunes y jueves por la noche, otorgados por un monto conjunto de 18.5 millones de dólares. Por otra parte, también están los contratos que la NFL firmó con las nuevas plataformas y las redes sociales de difusión, como Facebook y Twitter en temporadas pasadas –con partidos de los jueves- y los recientes convenios con Amazon Prime y Verizon.

En relación al rating de TV, y a pesar de los números que reflejan una merma las mediciones del Super Bowl, la temporada regular 2019 tuvo un aumento interesante de un 5% en relación al año anterior. Esto es un promedio de 16.5 millones de espectadores por partido, sin contabilizar las conexiones y transmisiones en plataformas o streaming.

Teniendo en cuenta esta tendencia mediática y lo que las empresas de telecomunicaciones han desembolsado previamente en concepto de derechos de televisación, podríamos decir que el negocio “ya está hecho” y –ante la creciente demanda- posiblemente estén evaluando lo “barato” que pagaron por esos derechos hace más de 5 años atrás…

Comentarios

  1. Transmitias con el Puma Fumagalli los partidos de la liga argentina ???? Que podes decirnos del equipo de la embajada de Estados Unidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Transmití para la Liga Argentina pero no tuve el placer de trabajar con el Puma, a quien si conozco.

      Eliminar
    2. Pero en el 98 transmitia el la unica liga que habia en el pais. Por ende creo que las fechas no concuerdan y fue el unico torneo oficial por varios años. Y seguis sin darme tu opinión del equipo de los marines y en la embajada. Un poco de respeto a los pioneros Santiago.

      Eliminar
    3. Si, Puma transmitía la liga de flag, que es más recreativa. Después, desde 2004, se empezó a jugar con equipamiento. Al Puma lo conocí cuando transmitíamos los partidos de la liga FAA. Casi 10 años antes de la liga equipada, un grupo de fans de la NFL y algunos empleados de la embajada americana comenzaron con los torneos de flag, que luego dio origen a la AAFA. No se que fechas no te concuerdan respecto a qué. Ahora, ¿qué tiene que ver eso con el "respeto" y a quién? ¿?

      Eliminar

Publicar un comentario